Saltar al contenido

Noche a la orilla de la Laguna Grande de Gredos

05/08/2020

 

Acumular experiencias, sueños, escapadas, por uno mismo, amigos, familia, gusta, pero con tu ¿hijo?, son indescriptibles. El mío de nombre Rodrigo, como el Campeador, de 6 años de edad, se lo propuse y acepto sin miramientos, pero hay que andar mucho le decía yo… Papa quiero ir. ¡¡Pues no hubo más que dudar, yo sabía que lo iba a conseguir!! Caminar a la Laguna Grande, no es muy dificultoso, algo duro eso si y son prácticamente 2 horas y 30 minutos “marcha normal” y con un niño pues complicado saberlo. Ufff desde que aparcamos en la plataforma sobre las 18:30 horas día 3 de Agosto y empezamos, yo solo le decía despacio, esto es se hace sin prisa y con calma y el decidido se enfilaba por el sendero bien marcado y saludando a los amigos que bajaban.

Cada 10 o 15 minutos, cogimos la rutina de hacer paradas breves, beber agua y continuar, no hacía un calor asfixiante, pero la deshidratación no es el mejor compañero de viaje. Así, Rodrigo, acompañado de su barrita energética y su botella de agua, cada vez que veíamos una señal del camino del sendero o hito, daba su traguito de agua. Nuestro premio nos aguadaba!!

 

 

Tras 2 horitas, llegamos a la primera fuente, pausa de 5 min, charla con un Papa que estaba en la misma situación, con dos hijos un poquito más mayores y a los que tenía que animar algo más para que continuasen, proseguimos nuestra aventura, llegando hasta el “Balcón de Gredos”, lugar bello, espectacular, mágico, donde se aprecia todo el Circo de Gredos y que a la vuelta nos deparo un tremendo regalo, un rebaño de cabras le daban la “enhorabuena” a Rodrigo por la hazaña que había conseguido, pero si bien esa noche estaba por conseguir.

 

 

Tras la panorámica, nos quedaba una bajada de 30 minutos, para llegar a nuestro destino, aquella laguna que, aunque con poquita agua, nos aguarda plácidamente. La bajada tranquila, nos permite ir admirando las grandiosas montañas que nos envuelven en tan maravilloso paraje. Por fin a las 21 horas llegamos a la orilla de la Laguna Grande, Rodrigo, cansado, pero a la vez incrédulo ante tal visión, no para de decirme Papa mañana volvemos con mi hermana. Yo admirado por él y por el siempre bello paraje que nos depara el espectacular Circo de Gredos, le contesto por supuesto.

 

 

Noche tranquila, con temperatura agradable, aunque bien abrigados, no dejamos de estar en alta montaña, la luna llena nos ilumina aquel cielo estrellado y dormimos con el sonido de fondo de la Laguna Grande de Gredos.

 

 

 

 

 

From → Rutas senderismo

2 comentarios
  1. ¡Qué maravilla! Me encanta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: