Skip to content

La leyenda de amor de Lucinda

01/09/2015

El Palacio de Núñez Vela, hoy Palacio de Justicia, se encuentra situado en la Plaza de la Santa, guarda una leyenda de amor tanto triste como trágica.

 

WP_20150817_19_43_46_Pro

 

Se dice que en este palacio vivía le bella Lucilda, hija de un noble abulense, la cual destacaba por su belleza y a la que no la faltaban pretendientes a los que rechazaba.

Buena amante de la ciudad de Ávila, en sus paseos cotidianos empezó a notar la presencia de un hombre, que si bien no se le acercaba, sabía que la seguía y cuando se asomaba desde su alcoba que daba lugar a las bellas vistas del valle ambles, allí estaba este misterioso varón, del cual empezó a enamorarse y una vez que consiguió por fin conocerle y hablar con él, surgió la verdadera llama del amor.

 

WP_20150817_19_41_45_Pro

 

El joven misterioso era un noble de la ciudad de Ávila llamado Enrique Blázquez Dávila, al que tras mantener la relación con Lucilda, fue acusado de conspiración y condenado al destierro, sin que se supieran los motivos de esta injusto condena y en la se decía que había sido instigado por el padre de Lucilda, quien habría realizado tan vil maniobra, para conseguir que se separaran.

Tras la condena Lucilda y Enrique, la noche antes de partir este, se juraron amor eterno.

Tras la partida de Enrique, Lucida entristecida por estos hechos pasaba largas horas asomada al balcón, mirando hacia el valle, con el sueño de poder ver regresar a su amado, pero la tardanza de ese sueño hicieron que muriera, posiblemente a consecuencia de la enfermedad del amor.

 

WP_20150817_19_42_22_Pro

 

Enrique enfrentándose a mil batallas logró el perdón y pudo regresar a Ávila, donde una vez en la ciudad amurallada, te entero de la triste noticia de la muerte de su amor, por lo que fue a la iglesia del convento donde se encontraba enterrada, allí al intentar abrir el sarcófago, para poderse despedir de Lucilda, sus manos se quedando pegadas y no podía moverlas, tras un breve instante las pudo despegar y por temor se marcho, comprendiendo que Lucidla no quería que la viera allí dormida y la recordara siempre en vida.

Tras aquella noche Enrique volvió al convento y pidió ingresar en él como monje, pasando el resto de su vida junto a su amada.

 

WP_20150817_19_43_29_Pro

 

El convento donde al parecer fue enterrada Lucilda, se trataba del convento de San Francisco, en Ávila.

Anuncios
2 comentarios
  1. Non conoscevo questa storia, molto triste e nello stesso tempo bella, un grande amore!!
    Saluti, Patrizia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: