Skip to content

Real Monasterio de Santo Tomás (Ávila)

14/06/2013

El real Monasterio de Santo Tomás, cuyo estilo es gótico se encuentra en la ciudad de Ávila, concretamente en el Paseo de Santo Tomás. Su fundación, se realizó en el año 1480,  y se debió al tesorero de los Reyes Católicos, Hernán Núñez de Arnalte, quien otorgó poder a favor de su esposa, María Dávila, y de fray Tomás de Torquemada, confesor de la Reina Isabel la Católica y primer inquisidor de Castilla y Aragón, para que actuasen en su nombre para la fundación de un convento de dominicos en Ávila en honor de Santo Tomás de Aquino.

P1020253

 Historia

En el año 1482 bajo la dirección de Martín de Solórzano comenzaron las obras, que duraron hasta 1493, con donativos dispuestos por Don Hernán, y otros otorgados por los Reyes Católicos, quienes eligieron el nuevo convento para residencia de verano y enterramiento del heredero de la corona, el príncipe Don Juan, en el sepulcro realizado años después (1510) por Domenico Fancelli, por encargo de Fernando el Católico.

Fue empleado como tribunal de la Inquisición. Sus estancias albergaron los últimos años de fray Tomás de Torquemada hasta su fallecimiento ocurrido el 16 de septiembre de 1498. También fue casa de estudio y posteriormente universidad.

–El Monasterio tiene tres claustros–

Claustro del Noviciado

De los tres claustros, el del Noviciado es el más pequeño y sencillo. El piso bajo tiene arcos semicirculares sobre columnas ochavadas y el superior escarzanos de perfil muy plano.

P1020293

Claustro del Silencio o de los difuntos

El corazón del monasterio es el Claustro del Silencio, también llamado de los “Difuntos”, de dos pisos. El inferior está abovedado con crucería compleja y se abre al patio mediante arcos semicirculares y el superior con mixtilíneos.

Todo está aquí ricamente decorado a base de las típicas bolas del estilo isabelino y una fina ornamentación geométrica, vegetal y heráldica que asombra por haberse trabajado con minuciosidad en el duro granito. Abundan los motivos del yugo y flechas de los monarcas.

P1020288P1020317

Claustro de Los Reyes

El denominado Claustro de los Reyes es el más grande de los tres que posee el Real Monasterio de Santo Tomás.

Realmente, se trata del patio del palacio que aquí tenían los Reyes Católicos.

Las galerías bajas se abren al espacioso patio central mediante arcos de medio punto con arquivoltas de bolas sobre pilares también decorados con bolas en los chaflanes de sus esquinas. El piso superior recuerda a su homónimo del patio del silencio.

Acoge un curioso e impactante Museo de Arte Oriental.

P1020297P1020300

Partes del Monasterio:

Exterior

La fachada de la iglesia se distingue por su inmensa portada dibujada por un gran arco escarzado y dos manchones. Estos forman una “H”, letra inicial de Hispanidad. Las bolas que corren a lo largo de los manchones abundan en todo el edificio. Además, podemos ver diez estatuas del arte burgalés de Gil de Siloé y Diego de la Cruz, bajo doseles y pináculos. Las más cercanas a la puerta representan la Anunciación. En la mitad de la fachada se sitúa un gran rosetón que da luz al coro y la iglesia y un poco más arriba, el escudo de los Reyes Católicos sostenido por un águila.

P1020257

Interior

La nave principal tiene unas medidas de 53 metros de largo por 10,50 de ancho y el crucero mide 28,80 metros de largo por 10,30 de ancho. Es pues una joya de la arquitectura flamígera. El crucero, delimitado por cuatro columnas, semejando ramas de palmera, forma un joyero para el sepulcro del Infante Don Juan.

En las ocho capillas podemos encontrar esculturas como el sepulcro de los Dávila, ayos del Príncipe Don Juan, o el grupo que representa Domingo de Guzman y Francisco de Asís, atribuido a Luis Salvador Carmona (1709-1767). Destaca también la Capilla del Cristo de las Angustias o de la Agonía, donde se encuentra el confesionario de Santa Teresa, y donde ella tuvo una visión el 15 de agosto de 1561.

Pero el retablo mayor, realizado por Pedro Berruguete (1440-1504), es la obra más importante de la iglesia junto con el sepulcro del Infante Don Juan, además también una parte del retablo mayor de la Catedral de Ávila. Fue empezado en 1494, un año después del final de la construcción del monasterio.

P1020339

Diecinueve pinturas están colocadas en esta magnífica obra de estilo gótico de 21 metros de alto. El retablo está estructurado en tres partes, que contienen cinco grandes tablas relativas a diversos episodios de la vida de Santo Tómas de Aquino.

En la predela podemos ver de izquierda a derecha: San Esteban, San Agustín, San Juan Evangelista, San Mateo, San Jerónimo y San Sebastián.

P1020329P1020378-6

Coro

El coro sorprende por su gran tamaño y su magnífica sillería. Ésta se compone de cuarenta y cinco sillas en la parte superior y treinta y cuatro en la parte inferior. Este conjunto de sillas en nogal es de estilo gótico flamigero.

Todos los tableros de los respaldos están cubiertos de trazados geométricos y de figuras de plantas o animales fantásticos, pero con tal variedad que no hay dos iguales. El símbolo de los Reyes Católicos, el yugo y las flechas, está también muy representado, además de la granada.

Hoy el Monasterío de Santo Tomás alberga dos museos uno de arte oriental y otro de ciencias naturales.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: